Un concepto ampliamente conocido en marketing es que "El contenido es el Rey", sin embargo continuamente lo olvidamos.

Hay múltiples razones por las cuales el contenido es el Rey en un proyecto web, desde el punto de vista de lo que habitualmente tratamos en este blog, que es el desarrollo web, diría que la primera razón por la cual es primordial el contenido, es por una cuestión de diseño.

Diseñar un sitio web sin tener el contenido es posible, pero no es lo ideal, porque el contenido no son sólo imágenes, textos, videos y audios, el contenido es el que encarna la idea, la propuesta, el objetivo que hay detrás de cada sitio web. Tanto es así que desde las filosofías o enfoques de desarrollo se habla ya no sólo de "mobile-first" sino de "content-first" pero no sólo por razones técnicas (que las hay) en las que un texto muy extenso por ejemplo, puede quedar mal dentro de una caja muy pequeña, sino también por razones conceptuales integrales.

Hay ocasiones en las que una imagen dice más y mejor que un texto y, en esos casos, es mejor usar una imagen, al mismo tiempo hoy es posible realizar animaciones que antes eran o imposibles o francamente un dolor de cabeza y pueden enfatizar conceptos como habilidad, modernidad o ligereza, presentes en la idea que hay detrás de un proyecto web.

Hay ocasiones en las que una imagen dice más y mejor que un texto y, en esos casos, es mejor usar una imagen, al mismo tiempo hoy es posible realizar animaciones que antes eran o imposibles o francamente un dolor de cabeza y pueden enfatizar conceptos como habilidad, modernidad o ligereza, presentes en la idea que hay detrás de un proyecto web.

Ahora, un problema habitual que como desarrolladores enfrentamos, es el de la falta de claridad o incluso demora, por parte de los clientes, en la entrega de los contenidos que quieren tener en su sitio.

Hay muchas personas que quieren tener una "página web" como dicen, porque están entendiendo la importancia de tener presencia en la red de redes, sin embargo no se detienen a pensar que estar y ser son dos conceptos distintos y piensan que basta con contar con una dirección (un dominio web) y una plantilla con unas imágenes, unos textos y unos colores para ser partes de la web.

No critico (incluso aliento a los clientes que no tienen el presupuesto necesario) a quienes optan por plataformas como Wix o que cargan un template de wordpress y "hacen" su propio sitio web, me parece que entre no estar en Internet y estar, siempre es mejor estar, pero ese es el mínimo, es el desde, eso es estar, no necesariamente ser.

Ser es contar con una existencia propia, contar con una identidad digital que puede ir evolucionando, pero que debe tener un desarrollo claro y en eso, el contenido es el Rey y deberíamos, todos, pensar en el contenido que vamos a mostrar antes de pensar en "como se va a ver" nuestra página.

Hoy hay miles, millones de plantillas incluso gratuitas disponibles para comenzar a tener presencia en la web, pero eso no es ser, eso es estar. Si necesitas estar y ser en la web, yo recomiendo pensar muy bien en cual es el contenido que quieres mostrar en tu sitio, incluso antes de eso, cual es el objetivo de tener una página web, cual es la identidad que deseas proyectar, porque teniendo eso claro, es mucho más fácil diseñarlos y desarrollarlo.

Piensa bien en cual es el contenido que quieres mostrar y nosotros, los desarrolladores, te podremos ayudar mucho mejor a que ese contenido exprese, de la forma más fiel posible, la identidad que deseas proyectar.